Reseña de 'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares', de Ramson Riggs

12 jul. 2016

Como ya adelanté en el pasado post de las lecturas que tenía planeadas hacer durante el verano, decidí darme una oportunidad para adentrarme de lleno en el género de la fantasía, que ya de por sí no me atrae mucho. El motivo por el que me decanté por 'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares', de Ramson Riggs, fue principalmente cinematográfico, ya que vi el tráiler de la adaptación que Tim Burton ha hecho y que se estrenará en los cines en unos meses. La cuestión es que Tim Burton me gusta mucho, ya no solo por las historias por las que suele decantarse para plasmar en la gran pantalla, sino también por el estilo visual tan característico que aporta al cine. Y pensé, esta nueva historia que parece habernos devuelto al Burton de los orígenes tiene que estar bien. De ahí que se convirtiera en mi próxima lectura. Desgraciadamente no he podido terminar el libro y sé que en gran parte se ha debido a mi poco gusto por el género. 
El argumento de 'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares' nos presenta a Jacob, un adolescente que creó un vinculo muy especial con su abuelo, que le contaba extrañas historias y le enseñaba fotografías de niñas levitando y niños invisibles. Un día, su abuelo fallece en misteriosas circunstancias y lo último que nuestro protagonista conoce, la única pista con la que cuenta para descubrir si esas historias fueron reales es una carta escrita por una tal Miss Peregrine. Ahora, siguiendo la pista de la carta, emprende un viaje hacia la isla remota de Gales en la que su abuelo se crió. Allí, encuentra vivos a los niños y niñas de las fotografías aunque los lugareños afirmen que murieron hace muchos años


En un principio, el planteamiento original me atrapó bastante y llegó incluso a recordarme un poco a 'El príncipe de la niebla', de Carlos Ruiz Zafón, pero a medida que pasaba las páginas mi interés empezó a decaer. Como ya digo, parte de culpa de que no me haya gustado es por mi propio rechazo al género de fantasía. He intentado que me guste y de hecho, hay algunas novelas que lo han hecho, pero en este caso no he sentido esa conexión como lectora que se supone debería haber sentido. Además de mis posibles prejuicios, creo que también ha podido producirse por el lento desarrollo de la primera parte de la novela, lo que es una lástima, porque el principio resulta inquietante cuanto menos. Esa lentitud y unos pasajes demasiado descriptivos y, en mi modesta opinión, poco necesarios para el avance de la trama, provocaron que, finalmente, tras muchos intentos, abandonara la novela en torno a la página cien. 
No obstante, no todo es negativo en 'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares'. Por un lado, el personaje de Jacob está muy bien definido y resulta de lo más interesante y entrañable para el lector. En segundo lugar, la prosa y el estilo de Ramson Riggs es cuanto menos digno de mención. Cierto que es que algunos de los pasajes son demasiado descriptivos, pero otros en cambio, son bellos y hermosos, sobre todo los referidos a la descripción de los paisajes desoladores de la misteriosa isla galesa. 



Pero si hay algo que sí me ha gustado y que me ha parecido de lo más original han sido las fotografías que acompañan los capítulos de la novela. En ellas podemos ver a esos niños peculiares, ayudar a nuestra imaginación a visionarlos. ¡Hasta podemos ver una fotografía de Miss Peregrine! De verdad, la idea supongo de la editorial de incluir estas imágenes es de lo más acertada a la par que perturbadora. Os dejo algunas de esas imágenes a continuación.

Dicho esto, os dejo la valoración de la novela de la que creo, llegaré a ver la adaptación al cine por eso de que soy más o menos fan de Tim Burton.

Veredicto






¿Qué libros voy a leer en verano?

8 jul. 2016

¡Buenas cazadores y cazadoras! La entrada de hoy la quiero dedicar a esas lecturas que tengo previsto hacer a lo largo del verano. Durante estos meses de mucho calor, lo que normalmente me gusta hacer es meterme de lleno en historias que no sean muy densas o largas o leer libros que tengan más de quinientas páginas porque entre unas cosas y otras sé que al final no los acabo. Yo no sé vosotros, pero en mi caso leo mucho en la playa y como la tablet es lo último que me quiero llevar para evitar que se manche de arena y demás, soy partidaria de hacerme con un libro en papel no muy largo y que me mantenga enganchada sin tener tampoco que pensar mucho. Dicho esto, he planificado mi verano literario para leer un total de 4 libros (en realidad 3 porque uno ya lo he terminado). ¿Queréis conocerlos?

- 'El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares', de Ramsom Riggs
Este es el ejemplar que ya he terminado, aunque siendo honesta al cien por cien diré que sólo he llegado hasta la página ciento y pico. Uno de mis propósitos este año fue intentar acercarme un poco más al género de la fantasía y mucho me temo que esta lectura no me ha ayudado nada. Por un lado, creo que la prosa de Ramsom Riggs es realmente bella, pero por otro, me ha parecido que la historia tardaba mucho en coger fuerza y no me ha enganchado nada. Tampoco voy a alargarme mucho, ya que subiré la reseña en los próximos días



- ' Más q. un amor de verano', de M. N. Mera
Amiga del blog y una de las primeras autoras a las que reseñé, M. N. Mera acaba de sacar su segundo libro tras la entrañable 'Fran o Francesca'. Ya he comenzado a leerlo y espero poder traer pronto la reseña. Mientras tanto, si todavía no lo tenéis, ya estáis visitando el siguiente enlace para empezar a leerlo

 aphk4yc.jpg

- 'Arroba al corazón', de Marie N. Vianco
Otra amiga del blog y a la que también tuve el honor de reseñar con su novela 'Desde el tragaluz'. Junto con 'Más q. un amor de verano', será la lectura con la que me meta de lleno mientras viajo a los destinos de vacaciones. Si resulta tan agradable de leer como su primera novela, no me cabe duda que me encantará. Podéis comprar 'Arroba al corazón' en el siguiente enlace



- 'El ángel negro', de John Connolly 
Ya van varios meses desde que dejé aparcada la serie del detective Charlie Parker, pero me he propuesto echar mano de este nuevo volumen antes de que acabe el verano. Como sabréis, no soy solo fan del escritor, sino también del personaje. Si no habéis leído la saga de Charlie Parker y sois verdaderos amantes del género policíaco, ya estáis tardando. ¡Son extremadamente adictivas!


¿Y vosotros? ¿Qué lecturas tenéis planeadas?

Un paseo por el Dublín literario

5 jul. 2016

La entrada de hoy es algo especial. Como muchos sabéis, he vivido en Irlanda una temporada y suelo ir de vez en cuando a visitar a la gente que dejé allí. En esta pasada ocasión, aproveché el tiempo libre para visitar el Dublín más literario, que es, por cierto, bastante interesante y curioso y pensé que estaría bien ofreceros una mini guía por si os apetece visitar esa faceta de la ciudad. ¿Empezamos?
En primer lugar, hablar de la literatura en Dublín implica hablar de tres grandes nombres: Oscar Wilde, Bram Stoker y James Joyce. Mundialmente conocidos, estos tres escritores fueron y siguen siendo referentes en los géneros que representaron y en las épocas que vivieron y si viajáis a Dublín comprobaréis que siguen estando muy presentes en monumentos y calles. 

Oscar Wilde, nacido como Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde, fue un escritor, poeta y dramaturgo que alcanzó su máxima fama trasladándose a Londres, donde se adentró en los grupos más selectos de la sociedad acomodada. Estudió en Trinity College y más tarde en Oxford, donde se interesó por la filosofía esteticista, basada principalmente en la importancia vital del arte en la vida del ser humano. Con un amplio catálogo de obras, ensayos y cuentos, destacan sobre todo 'La importancia de llamarse Ernesto', 'Salomé' y por supuesto, 'El retrato de Dorian Gray'. Personaje curioso y enigmático, tiene una bonita y colorida estatua en el parque de Merrion Square, justo frente a la casa en la que vivió. 


El otro gran nombre de la literatura irlandesa es el de Bram Stoker. Nacido en Clontarf en el año 1847 pasaría a la historia como el autor de la terrorífica 'Drácula', libro que, como apunte, os diré que es el único que ostenta el record al más adaptado al cine y televisión. Supuestamente, a la hora de crear el personaje del conde, se inspiró en la figura real del príncipe Vlad III de Valaquia, pero mucho antes de llegar a ese personaje, Stoker encontró inspiración en uno de los lugares más tétricos de Dublin al que tuve la oportunidad de asistir el pasado mes de Mayo. Se trata de St. Michan's Church. Si no sufrís de claustrofobia, esta iglesia merece ser visitada, aunque la mayor atracción se encuentra bajo sus cimientos, en las criptas. Por un precio de 4 euros, un guía os llevará a través de ellas durante más o menos cuarenta minutos. El interés turístico de St. Michan's, la primera iglesia anglicana de Dublín construida allá por el año 1095, reside precisamente en los cuerpos que moran perfectamente momificados en las criptas. Según cuentan, Stoker se dio un paseo por ellas y un par de días después comenzó a escribir 'Drácula'. 




A juzgar por las fotos, no resulta raro que Stoker creara una de las novelas más terroríficas de la época, ¿no os parece?

Y por último vamos con James Joyce, una de las figuras más relevantes de la historia de la literatura irlandesa, autor de la mundialmente famosa novela 'Ulises'. Mirad si es importante el autor y esa novela en cuestión que en Dublín se celebra todos los años el llamado Bloom's Day, en el que muchos guías turísticos, personas de a pie y amantes de la literatura, imitan los pasos y acciones del protagonista de la historia, Leopold Bloom. Para los que no lo sepáis, el argumento de la extensa 'Ulises', sucede a lo largo de 24 horas, tiene un total de dieciocho capítulos y según qué edición ronda entre las 800 y 1000 páginas. ¡Todo un reto leerlo! Si sois muy amantes del libro podéis informaros en la Oficina de Turismo para hacer el tour que os llevará por las localizaciones de la novela. Yo no lo he hecho nunca, pero aquí os dejo un mapita por si os interesa: 


No obstante, en pleno centro podréis encontrar una escultura dedicada al escritor. A mí personalmente es un pequeño monumento que me encanta, por la zona en la que está levantado y por la expresión tranquila que refleja Joyce. 


No os podéis perder el Dublín más literario. Además de estos pequeños puntos que os he mencionado, tenéis bibliotecas, cafés y museos que de verdad son una delicia. ¡Importante, la Biblioteca Nacional y la del Trinity College!